Sexy, sexy


Ya saben que a mí me encantan los cuerpos fitness, pero no tanto como para que mi novia tenga más testosterona en el cuerpo que yo...

Los padres del año


Seguro que hasta el mismísimo Mahoma estaría complacido, especialmente conociendo sus gustos.

Yo no he sido


Hasta el perro lo mira con cara de "sabes que eres culpable"...

Tattoo

Qué rico, una siesta





Cariño, creo que tenemos un mirón

Mímame

En la salud y en la enfermedad

Seguridad vial

Tenía pensado publicar esta foto como reconocimiento al idiota del día...


... Hasta que he visto esta otra:

Pedicura


Si creen que esto es un extremo imposible les contaré tres cosas: 1) yo he masajeado pies mucho peores en mi trabajo. 2) La inmensa mayoría de mis clientes viene al masaje sin ducharse, en muchos casos apestando por días -o incluso semanas- de sudor rancio acumulado, así que añádanle a esta imagen un pestazo que da arcadas (literalmente). Un truco bastante extendido es ponerse bajo la nariz alguna esencia fuerte concentrada que mate todo lo demás, yo suelo usar Vics Vaporub porque huele bien y prefiero estar una hora lagrimando a vomitarle encima a mi cliente del asco que me da.

Y les separo el 3) porque es una anécdota con entidad propia. Un día vino al spa donde yo trabajaba un tipo supermegagordo con muletas para masaje completo. Aparte de que sudé tinta para solucionarle en lo posible algunos de sus problemas musculares (él salió con las muletas en la mano y yo me hice una lesión en el hombro que me tuvo meses sufriendo cada vez que levantaba el brazo derecho), salí del cuarto de tratamientos con los brazos bañados en sangre hasta los codos porque mi cliente tenía por todo el cuerpo unas pústulas (bastante asquerosas) que se le iban cayendo según yo le trabajaba y las heridas que tenía debajo le sangraban. Además resulta que el tipo en cuestión es propietario de un negocio bastante conocido y prestigioso en una zona de España, y si recuerdo la historia es porque me dio la propina más alta que me han dado nunca y no porque fuera especialmente vomitivo: he tenido casos infinitamente más desagradables, si fuera simplemente por eso ya lo habría olvidado entre tantos otros peores. Cuando mis amigos me cuentan sus problemas en el trabajo, aunque tengan motivos y yo sepa que es con razón, siempre hay una vocecita en la cabeza diciendo de fondo "manda huevos, hay que ver lo que la gente considera problemas".

Ser masajista: todo el día sobando tías.

Los gatos son los amos del Universo


A cualquiera que haya vivido con gatos le sonará esto, yo creo que se pasan el día esperando este momento...

Vecinos

Sexy, sexy


Me quedo con la duda de saber si la cara de la de azul será así siempre o es por algo que ha visto...

¿Cuál es tu excusa?

Hace un año les conté que (de nuevo) había empezado a aprender a dibujar. Entonces compartí con ustedes el dibujo que hice el día 1, que era este:


Se lo recuerdo para ponerles de nuevo en situación: así dibujaba yo cuando empecé. No sé qué tal se les dará a ustedes, pero a no ser que tengan Parkinson yo creo que peor que a mí es difícil.

Pues bien, ahora les voy a enseñar unos detalles de un minicómic que he hecho estos días para una amiga y su hijo. Primero véanlo:




Hay diferencia con el primero, ¿eh? Pues no crean ni de lejos que yo dibujo así: si me pongo a hacer algo de verdad ya soy capaz de hacer algo infinitamente mejor que lo que acaban de ver. Esto no tiene ni proporciones correctas, ni buena perspectiva, ni anatomía, ni fondos, ni apenas volúmenes, ni nada de nada... Resulta que hace unos días tenía que probar un programa de dibujo y, para consolidar la teoría y quedarme con las principales herramientas y opciones que tiene, pensé en hacer algún test rápido que me permitiera usarlo un poco por encima. Lo primero que se me ocurrió fue hacerle a esta amiga y a su hijo una bromilla metiéndoles a los dos en una historieta de superhéroes (un amigo común se ha partido de risa al verlo porque la verdad es que la caricatura de ella con cuatro líneas me ha quedado clavada), y me salió esta parodia de sus tribulaciones caseras. Pero vamos, mi nivel real está ya bastante por encima de esto.

Les enseño esto porque realmente no he hecho nada más fuera de los ejercicios de los cursos y tutoriales que voy completando. Sé que hay mucha gente que se pone metas intermedias para ir viendo sus progresos y darse ánimos, y yo mismo lo hice cuando era más joven e indisciplinado y necesitaba motivación; pero con los años y los logros me he acostumbrado a luchar y me vuelto un Panzer imparable, ya he llegado a un punto en la vida en que cuando me pongo un objetivo lo hago y punto y no me hacen falta ayudas psicológicas ni trucos. Así que realmente no sé cuál es ahora mi nivel de dibujo, y tampoco me importa: me queda al menos un año de aprendizaje (o más, hasta que piense que estoy preparado para hacer algo si no "bueno" al menos "decente") y mientras tanto sigo con la teoría y los ejercicios. La parte práctica llegará cuando tenga que llegar, no tengo prisa.

Pero a lo que voy con todo esto: yo hace un año me habría conformado de sobra con llegar algún día al nivel del cómic para mi amiga, y hoy lo tengo tan superado que lo veo como una tontería rápida sin más. Si yo he pasado en este tiempo de dibujar a nivel cero hasta esto de hoy, cualquiera puede conseguir cualquier cosa que se proponga de verdad. ¿Cuál es tu excusa?

Qué rico, una siesta


¡Vuelta a la vida online!

Balance: 2 meses en Lanzarote

Tenía previsto volverme para Gran Canaria el jueves pero he tenido que adelantarlo unos pocos días, así que ya tengo el billete y mañana domingo me subiré al barco. Es el momento de cerrar la experiencia haciendo balance, y como además sé que esta serie de entradas sobre mi experiencia aquí ha sido bastante seguida (muchas gracias a todos) toca concluirla como Dios manda. Vamos allá.


En pocas palabras: este par de meses han sido muy duros, pero en general extremadamente positivos. Si me dieran una máquina del tiempo y (sabiendo que el spa no va a rendir y tendré que cerrar) me preguntaran si volvería a venirme para acá respondería que absolutamente sí. ¿Por qué? Dividamos la experiencia por partes:

Lo negativo: la paliza de trabajo. Quitando estos días que adelanto mi regreso, habré trabajado 66 días seguidos a razón de un mínimo de 10 horas y un máximo de 16. No es solo el desgaste físico por las condiciones concretas (que también, no merece la pena ponerme a hablar de esto pero la cosa era MUY dura y ya les conté que hasta mi mula me dijo que era imposible soportar el trabajo así) sino pasarse tanto tiempo sin apenas ver el sol metido en un sótano, con el estrés psicológico de romperte la cabeza a ver qué se te puede ocurrir hoy para atraer a algún cliente (sabiendo que probablemente de todas formas no va a venir nadie porque estás rodeado de gente que ya está borracha en el desayuno). Reventarte a trabajar como una bestia para empezar con un negocio que sale adelante es duro pero lo haces y ya, lo malo es reventarte a trabajar como una bestia para empezar con un negocio que cada día ves más claro que no hay forma de que salga adelante. En este sentido hacía muchos años que no pasaba una etapa con un nivel de sufrimiento (sufrimiento de verdad) tan alto y tan constante, aunque me metí en esto por voluntad propia y también sabía que sería capaz de aguantar lo que me echaran.

Lo neutro: el dinero. Me vuelvo para casa habiendo recuperado por los pelos toda mi inversión (incluyendo todo lo que supone haberme venido para acá hasta el último céntimo); esto, teniendo en cuenta que los que han estado antes que yo salieron en negativo (y sobre todo aquella Cleopatra de la que les hablé se fue escaldada con tremendas pérdidas) y después de haber visto la situación desde el día 1, a mí me deja la sensación como de haber estado jugando un partido en el que te vas al descanso perdiendo 5-0 y en la segunda parte, a base de machacarte, consigues remontar hasta empatar en el último minuto. Vale, no has llegado a ganar, pero es un empate que te sabe a victoria... También es verdad que esto tiene truco, porque si contáramos mis horas de trabajo gratis -que al fin y al cabo es dinero también- sí que sería un desastre; pero vamos, después de haber empezado pagando y pagando para abrir el negocio, en el último minuto del partido todo lo que salió de mi bolsillo ha vuelto a entrar así que el resultado monetario ha sido cero.

Lo positivo: todo lo relativo a la parte personal. He estado con gente que me gusta, he disfrutado de momentos fantásticos, me he dado unos paseos maravillosos y en general espiritualmente he salido muy enriquecido de este par de meses en Lanzarote. Mañana me vuelvo a Gran Canaria muy contento, no miraré atrás porque para mí el pasado no existe pero soy un poquito más feliz que el día que vine.

Fíjense en un detalle que explica mi balance global de ganancias: las cosas malas han sido puntuales, han tenido un principio y un final y ya, pero las cosas buenas permanecerán en mi vida futura en forma de buenos recuerdos y madurez adquirida (que por cierto también las cosas malas también te aportan, de todo aprendes). ¿Entienden por qué mi resultado global es tan bueno? Por muy sacrificado que haya sido, la importancia que le doy a lo negativo es mucho menor (por concreta) que la que tiene todo lo que he ganado interiormente (que seguirá produciendo beneficios el resto de mi vida). No es que sea la clase de persona optimista que niega la parte oscura de la vida, ni mucho menos; siempre soy extremadamente realista y hasta crudo para ver las cosas fríamente y sin azúcar... Pero es que lo mire como lo mire me parece evidente: les había contado al principio que vine para acá para hacer un test porque necesitaba información para saber si esto era viable o no, he hecho mi test, he invertido trabajo (a fondo perdido) y dinero que he recuperado, tengo la información que quería, he tomado mi decisión en consecuencia, y sigo mi vida con la mochila llena de otros tesoros asociados a la experiencia. Claramente la aventura ha salido muy bien.

Supongo que pronto volveré a mi deliciosamente aburrida rutina, y a compartir cosas con ustedes. Gracias de nuevo a todos los que me han acompañado en este viaje, en breve nos volvemos a encontrar...

Alá es grande


(La noticia completa aquí).

Recordemos, como nota cultural y por si alguien piensa "es que estos son unos extremistas, no es representativo" que Mahoma cuando tenía 53 años se casó con su sobrina Aisha de 6 y el matrimonio se consumó cuando la niña tenía 9. Un visionario.

La h3rmandad: Fantasmas

Hace unos meses mi amigo Alex leyó mi poema "Fantasmas" que publiqué años atrás, y me llamó para decirme que le había inspirado para crear una canción a partir de él. Yo le dije que me encantaba la idea y así quedó la cosa... Aprovechando que estoy en Lanzarote me enseñó la música que había compuesto, y he de decir que flipé en colores: por supuesto cada artista da su toque personal a lo que hace y esta obra y la poesía original son cosas diferentes, pero está claro que el tío tiene talento y ha producido una maravilla. Yo usé la esencia del poema y la sumé a la "energía" que destilaban sus notas para construir una nueva letra con vida propia, y el resultado es el que comparto hoy con ustedes. Por cierto que por lo que estamos comprobando en nuestro "público" a medida que escuchas un par de veces la canción va resultando más y más pegadiza, así que algo habremos hecho bien.

Es una lástima que mi voz no esté a la altura de la composición, pero en mi disculpa (y engrandecimiento de Alex) hay que decir que esto lo grabamos sobre la marcha según salió: ni ensayos, ni probar y corregir, ni retoques -aparte de los efectitos que ayudan a que las pistas separadas encajen y suenen bien juntas-, ni nada más que nuestro impulso espontáneo. Ni siquiera esperábamos hacerla en ese momento: nos pusimos, Alex a la primera dio con el tono y el ritmo PERFECTOS, dijimos "oye, espera que esto hay que inmortalizarlo" y ya ven.

Además era por la noche y yo venía a su casa directo de trabajar casi 15 horas seguidas en el spa. Como verán en las imágenes el castigo de 59 días seguidos trabajando a destajo me está pasando factura, el uniforme me queda como un saco (cuando lo compré estaba bastante ajustado, para el masaje) y eso que de los 6 kilos que perdí el primer mes he recuperado buena parte a base de añadir a mi dieta sana todo tipo de dulces y chocolates para no volver a Gran Canaria como un... fantasma. En fin, esto viene a cuento porque quizá hubiera podido afinar algo mejor estando descansado y si mi voz no hubiera estado tan mal uno o dos tonos más altos podrían haber quedado mejor; pero en fin, pasamos un rato superfeliz y la canción así se queda. A ver si les gusta:


Link para ver el vídeo

(Esta canción está dedicada especialmente por Alex a Manuela, y yo aprovecho para sumarme también a la mención)

Mi tarta de cumpleaños


Antes de venir a Lanzarote mi amigo Alex me había mencionado una vez que le había encargado una tarta a una pastelera que las hacía personalizadas y que "hace unas cosas que alucinas". Yo creo que Alex se equivocaba: esta auténtica genio no hace pastelería, sus obras hay que definirlas más bien como "esculturas comestibles" y lo suyo no es artesanía sino arte con todas las letras. Vean su web y su página de Facebook y, teniendo en cuenta que según me contó ella nunca fue a ninguna escuela sino que aprendió sola practicando en su casa, estarán de acuerdo conmigo en que esto es la pura definición del talento. Hoy tiene un próspero negocio (con mucho trabajo detrás, claro) y le llueven los pedidos, y viendo lo que hace y lo rica que estaba mi tarta de cumpleaños (choconaranja) no me sorprende en absoluto. Por cierto que la chica del pastel se parece muy sospechosamente a la artista, yo ya había pensado de antes regalarle la sesión spa de todas formas pero me da en la nariz que a alguien le gustan los masajes...

Y atención al detalle final que es genial: lo que uno se encuentra cuando se va a comer la tarta y empieza por la toalla...


Bonus cumpleañero: otro supermegadescubrimiento y de nuevo una sorpresa inexplicable que profesionales de este nivelazo estén en una isla perdida en medio del océano tocando para cuatro turistas borrachos en el bar de un hotel de medio pelo, en lugar de llenar teatros en las más importantes capitales del mundo: Lanzarote Big Band. Once maestros sobre el escenario tocando swing, soul, jazz, latin, boogie y lo que les echen: simplemente WHAO.

Las relaciones humanas, resumidas en una imagen


(Bizarro, humor súper inteligente -aunque en inglés-)

Aunque en mi "exilio internetero" estoy prácticamente desconectado y apenas puedo ver mi email en el móvil y poco más porque tengo velocidad de conexión de los años 90, siempre que tengo oportunidad de sentarme ante un ordenador con banda ancha hay unas pocas webs que compruebo para que no se me pase nada de lo que hayan podido publicar en mi ausencia. Casi todas son webcómics: Pooch Café, Garfield, Dilbert, Wumo, C&H... Estas y algunas otras que además les he mencionado muchas veces cuando traían contenidos que quería compartir con ustedes. ¿Por qué sacrifico otras páginas interesantísimas y con contenidos más freak serios y probablemente enriquecedores y me he quedado con estas como imprescindibles? Pues porque sé que cuando vuelva a la vida online podré seguir con toda la información sobre temas científicos, economía, política, historia, arte y demás cosas que me llaman la atención, como quien se ha saltado algunos capítulos de un culebrón pero retoma el hilo en seguida y no pasa nada. Puedo saltarme lo que es la parte de formación y continuarla cuando pueda en el punto en el que esté en ese momento la actualidad sin perder prácticamente nada, pero si me salto los minutos de placer que me dan en este caso los webcómics serán instantes de felicidad perdidos sin más. No sé cuándo o en qué condiciones podré ponerme en el futuro a repasar las tiras cómicas viejas que habré dejado de ver, así que por si acaso si tengo que elegir qué asegurar apuesto por sentirme un poquito mejor antes que por ser un poquito más culto.

Por otra parte, y ya que no sé cuándo volveré a entrar al blog, ¡muchas gracias por las felicitaciones de cumpleaños! (Y más gracias aún a los que no me han felicitado ahorrándome el trámite). Esta noche como excepción a mi vida de trabajo total me voy a escuchar música en vivo (una big band que parece que hace música de Sinatra, Michael Bublé y por el estilo: la cosa promete) así que mañana me espera un larguísimo día de sufrimiento por la falta de sueño. Pero "sarna con gusto no pica"... ¡Hasta la próxima!