Buenas tetas

Programación web para que la entienda tu abuela (3)

Un poco de repaso, un par de cositas nuevas para seguir avanzando y ya nos quedamos a las puertas de lo bueno de verdad, que empezará en el episodio que viene y que son los primeros toques de estilos y diseño:


Link para ver el vídeo

¿Cuál es tu excusa?

Acabo de volver a casa de recibir mis notas de fin de curso. La luz es muy mala y mi teléfono es una castaña que compré de saldo en China, pero he conseguido que los trozos relevantes se vean:




¿Cómo se consigue esto?

1913


El boxeo por aquel entonces debía ser (aún más) para tipos duros, igual que el hockey.

Un melón


Link para ver el vídeo

En el canal de vídeos de Valeriano Fatica tienen más como este, visita más que recomendable.

Anuncios por palabras


Con esto y la nevera mortuoria ya tenemos el pack completo.

Los gatos son los amos del Universo

Eres responsable


He visto esto por la calle hoy mismo y no he podido más que sentir lástima; pero no por los jóvenes desempleados (después de pasarme un año entre jóvenes españoles entiendo perfectamente por qué entre ellos hay tanto paro), sino por el pobre discapacitado intelectual que ha tenido la idea de escribir semejante mamarrachada. "Violencia económica": no sé si estos tipos son así de idiotas o es que piensan que los idiotas somos nosotros.

Pero esta chorrada me sirve de introducción a una reflexión que hace tiempo tenía ganas de compartir con ustedes, sobre cuál es nuestra responsabilidad con los que sufren. En Europa hace poco ha estado de moda el rollo de acoger refugiados de los países en guerra o en situaciones límite: se nos ha dicho que "es nuestra responsabilidad" acogerlos en nuestro territorio. Por supuesto esto lo dicen los políticos por puro postureo electoral y nadie lo piensa de verdad, pero vamos a suponer por un momento que alguno se lo creyera... La misma falacia se aplica a los pobres, a los marginados o a quienquiera que esté atravesando circunstancias más o menos desfavorables. Nuestra sociedad (o sea, ustedes y yo) somos "responsables" de que esa pobre gente viva tan mal, y "debemos" hacer algo para solucionar sus problemas.

Esto es igual de idiota que si a uno le dijeran "como el vecino del quinto le pega a su mujer, usted es responsable de esto y tiene que acoger a esa señora y a sus dos hijos en su casa; y además tiene que destinar una parte de sus ingresos a alimentarlos". ¿Perdón? Una cosa es que me sienta más o menos solidarizado con los que sufren y que -si yo quiero- decida ayudarles de la manera que sea, y otra muy distinta que obligatoriamente tenga que prestarles asistencia porque tengo alguna deuda moral con ellos. Mucho menos dejarles entrar en mi casa, y quien dice casa dice "país" que también es mío y del resto de mis compatriotas.

La estrategia para sacarle pasta al contribuyente (y obligarle a que acoja en su casa a personas que vienen de fuera) es convencerle primero de que es culpable. El señor que se levanta todas las mañanas a las 6 para irse a trabajar 14 horas en su taxi o la panadera de la esquina que este año no se puede ir de vacaciones porque el negocio va mal con la crisis tienen la culpa de lo que pasa en Siria o en Eritrea, por lo visto. También son culpables de la "violencia económica" de que un joven no encuentre a nadie que le quiera dar un trabajo (trabajo al que él tiene "derecho", por lo visto, independientemente de su preparación y cualidades); y ya no digamos sobre el hecho de que haya pobres y marginados, enfermos y ya puestos hasta feos. Parece que estoy diciendo una tontería, pero cuando a alguien le sacan dinero "impuesto" (= obligatorio) para destinar recursos a los desfavorecidos lo que están diciendo es esto mismo.

La diferencia entre los socialistas (de derechas y de izquierdas) y los liberales como yo es que un liberal no piensa que sus ideas sean mejores que las de los demás. En España hay ahora mismo cuatro partidos grandes (tres socialistas y uno nuevo sociofascista) que quieren utilizar los recursos de todos para hacer las cosas que ellos deciden que son buenas: darle una paga a nosequién, ayudar a nosecuántos, favorecer "las políticas" de esto o de aquello ("las políticas" = dinero)... En mi opinión habría que destinar muchísimo más a la protección de animales, por ejemplo, pero a diferencia de los socialistas yo sé que no tengo derecho a obligar a los demás a participar en las cosas que a mí me parecen bien. Si yo quiero ayudar a los animales les ayudo yo, no puedo ir a mi vecino y quitarle una parte de su dinero para esto si él no está de acuerdo, tiene otras prioridades, quiere destinar sus recursos a otras causas propias o ajenas, o simplemente no le da la gana.

¿Le parece a usted que hay que ayudar a los refugiados? ¿A los pobres? ¿A los huerfanitos? Estupendo, destine si quiere su dinero a lo que le parezca y haga todas las campañas que quiera para concienciar a sus vecinos de que es lo correcto para que colaboren también. En mi caso tengo otras prioridades: yo pondría por delante de todo la ayuda a los animales, seguido de la inversión en ciencia e investigación. Si sus causas son tan buenas usted convencerá a mucha gente para seguirlas, si mis causas son tan buenas la gente querrá colaborar conmigo en mi esfuerzo; y si usted y yo nos equivocamos la gente decidirá gastarse su dinero en otras cosas, y ni usted y yo tenemos derecho a robárselo por muy buenas que sean nuestras intenciones.

No se dejen manipular: todos nosotros somos responsables de lo que somos responsables y nada más. Ni tenemos que hacernos cargo de los problemas de los vecinos ni la caridad puede ser obligatoria. Es encomiable colaborar en causas benéficas, dedicar dinero, tiempo o energías a mejorar la vida de los demás (por ejemplo escribiendo un blog, cinco libros o diversos tutoriales), y las sensaciones de hacer cosas buenas por la comunidad la verdad es que son fantásticas. Pero si ustedes piensan diferente ni yo ni nadie tiene derecho a obligarles a ser generosos.

Una última buena acción

Programación web para que la entienda tu abuela (2)

Hoy empezamos a ver un poquito de cómo se "habla" el lenguaje que entiende el ordenador para hacer páginas web, y aprendemos a insertar imágenes desde nuestro ordenador. Poquito a poco vamos acercándonos a lo bueno, que será empecemos a darle forma a estos elementos y a ponerlos "bonitos"...


Link para ver el vídeo

Eclipse


La fortuna de vivir, el baúl de las maravillas.

Estoy ocupado

Madera





Muy recomendable verlo en Colossal.

Papá

¿Rendirse? Nunca


Aunque en realidad mi último día de ir al centro de estudios será el viernes, mañana tengo los dos últimos exámenes (que serán para sudar tinta) y con esto acabaré por fin el primer año de mis estudios de desarrollo de software. Salvo cosa rara mis notas serán espectaculares, aunque si les digo la verdad eso da igual porque 1) yo vine aquí a aprender por el placer de hacerlo y a estas alturas de mi vida me importa tres pepinos lo que ponga en un papel, y 2) cuando tenga el diploma en la mano nadie me va a preguntar lo que saqué en tal o cual asignatura. Pero la satisfacción personal de que mis profesores, que son profesionales cualificados y que saben bien quién se lo curra y quién pasa de todo, reconozcan mi duro trabajo y lo premien por supuesto es balsámica después de todo lo que he pasado hasta ahora.

Este ha sido el año más duro de mi vida y también el mejor. Estoy superrequetemegaacostumbrado a que todo el mundo a mi alrededor me llame o me escriba para contarme sus penas o lloriquearme en el hombro sus problemas: normalmente problemillas de mierda comparados con los que tengo yo, por cierto. Pero no va en mi personalidad compartir mi sufrimiento con nadie, si puedo hacer algo para cambiar las cosas lo hago (lo estoy haciendo) y si no cierro el pico y sigo con mi vida lo mejor que me permitan las circunstancias. Sin excusas.

Mis clases empezaron un lunes; ese día vi que la cosa iba a ser bastante dura, pero ya el martes recuerdo que salí de clase a las 9 de la noche y me puse a caminar hacia casa (media hora cuestarriba) totalmente convencido de que lo dejaba. Esa media hora lo pasé realmente mal y tuve que hacerme un auto-trabajo mental profundo, pero cuando llegué por fin a meter la llave en la puerta ya lo hice pensando "vale, si voy a fracasar que sea porque me echen y no porque me rinda yo. Me voy a ir todos y cada uno de los días que me tocan a clase, me voy a sentar en mi sitio, voy a escuchar lo que digan los profesores y cuando no entienda algo lo preguntaré. Si sigo sin entenderlo lo volveré a preguntar. Y si me lo explican cien veces y sigo sin entenderlo serán ciento una veces las que tendré que preguntar. A esos tipos les estoy pagando el sueldo yo y les voy a tener explicándome las lecciones mil veces si hace falta, pero no me pienso volver a mi casa con cosas que no entienda cueste lo que cueste". A esto hay que añadir que me he quemado las pestañas estudiando todos y cada uno de los días hasta que mi cabeza ya no me daba para más del cansancio, esos eran los únicos ratos que me concedía de "vacaciones" para relajarme por ejemplo publicando cosas en el blog.

De los 38 que empezamos ese lunes ya el miércoles hubo un bajón importante, la segunda semana se había ido casi un tercio y ahora al final del primer año quedamos 12 (y de estos la mayoría ha suspendido algo, claro). Yo he tenido que tragar mierda de todos los sabores (y la sigo tragando) para poder cambiar mi vida y estudiar lo que me gusta, he hecho sacrificios que nadie más que conozca sería capaz de hacer, y una vez ya embarcado en las clases he tenido que superar un millón de veces el desánimo de gritar "¡no lo entiendo!" y después de acordarme de la madre que parió a todo el mundo irme a la cocina, beber un vaso de agua, volver a sentarme delante del ordenador, suspirar y decir "bueno, vamos a empezar de cero otra vez a ver si ahora lo consigo". Con un enorme desgaste físico por las palizas de caminar a todas partes cargando con el portátil y la falta de sueño; un enorme desgaste intelectual por el estrés y la presión de las toneladas de contenidos, los exámenes y las tareas constantes; y sobre todo un enorme desgaste emocional por muchas humillaciones y mucha mierda que me estoy teniendo que comer para luchar por mis objetivos; el caso es que aquí estoy. ¿Ven el bicho ese de la foto que no se resigna a ser tragado? Pues ese soy yo. Y me voy a comer a la serpiente.

Hora del baño

Anuncios por palabras


Ideal para conservar el fiambre.

Excursión escolar


Rusia.

Ya, ya

Sexy, sexy