El universo de los gatos callejeros


Este grupo de auténticas guerreras que me acompaña en la foto son las amigas de Libertad Felina, asociación a la que dedicaré un espacio especial en el número de septiembre de la revista Tu mejor amigo. He estado esta tarde con ellas sacando material para la publicación, y ya que estábamos nos hemos hecho la foto para compartirla con ustedes.

He vuelto a casa más que impresionado con su tremendo trabajo. Si ya dedicarse a una protectora es echarle un montonazo de horas y en muchos casos rascarte tu propio bolsillo para pagar de todo (por ejemplo me contaban que solo con un gato se tuvieron que gastar para empezar 3000 eurazos en veterinarios, comida especial y demás para poder salvarle la vida), en el caso de Libertad Felina además es que prácticamente todos sus gatos viven directamente en la calle agrupados en lugares específicos que desde la asociación controlan y mantienen llevándoles alimentos, limpiando el entorno, capturando a los que haga falta para el control veterinario y demás, y superando otros obstáculos como por ejemplo la propia Policía. Imagínense lo que irte en tu tiempo libre TODOS los días por ahí a limpiar cacas de gato en plena calle, recoger también todo tipo de basura que la gente tira (luego los sucios son los bichos), llevar comida y agua, cargar con jaulas, llevarse mordiscos y arañazos, traslados a veterinarios, pasta que se te va por todas partes, animales a veces destrozados que intentas salvar sabiendo que a veces viven y a veces mueren... Quitándole tiempo a tu familia, a tus amigos, al sueño, con sol, con lluvia, con frío, en vacaciones, en Navidad, sin descansar. Pues de eso y de muchísimo más es de lo que estamos hablando.

Con todo, yo cuanto más conozco el mundo de las protectoras más me parece que lo más duro no es lo que haces sino lo que te dejas por hacer. Los bichos parecen infinitos y todos te necesitan, y tú ya no puedes meter a más animales en tu casa o en las casas de los demás; los ves morir a montones en las perreras, en la calle, en las mesas de operaciones o en cubos de basura abandonados, y te sientes como si tuvieras que drenar el océano con un dedal. Por cada uno que vive mueren miles delante de tus narices, y ¿qué haces? Estás en una guerra que sabes que no vas a ganar. La única defensa psicológica posible es tener claros tus límites para no quemarte, centrarte en la parte sobre la que sí puedes hacer algo y tratar de que el resto te afecte lo menos posible.

Siempre se lo digo y aprovecho la ocasión para repetirlo. Vivan ustedes en el país que vivan, seguro que no demasiado lejos de donde están hay gente que se dedica a la causa imposible de la protección de los animales. Todo el mundo no tiene energía, tiempo, valor o estómago para ponerse a luchar en las trincheras; pero todos podemos hacer una donación aunque sea mínima, comprar un saco de comida, ir en una tarde aburrida a una perrera a sacar a un pobre perro a dar un paseo, hacer un click en Facebook para compartir un enlace o al menos educar a nuestro hijo para no comprar animales en tiendas habiendo bichos en el corredor de la muerte esperando el milagro de que alguien les adopte y les dé una segunda vida. Si uno quiere hacer algo no necesita excusas, simplemente lo hace. Ya que tenemos a estos soldados encargándose del trabajo más duro ¿es realmente tan difícil aportar un granito de arena?

Foto de familia

Carrera de periodismo: 4 años

Algunos están mejor sin depilar

Dale al botón







Hora del baño

Ruthless gravity

Ayer estaba hablando con una amiga del único poema que he escrito en mi vida, llamado "Fantasmas" y que ya les traje hace mucho tiempo. Le contaba que la idea para Fantasmas se me ocurrió una madrugada en que cruzaba Alemania de sur a norte en tren: recuerdo que estaba pasando al lado de la ciudad de Mannheim y tenía puestos los cascos con una selección musical "mágica" que había preparado para disfrutar más del viaje, y cuando sonó esta me surgió el poema del mismo trance.

En fin, después de haberlo comentado me he puesto de nuevo y aprovecho para compartirla con ustedes a ver si también les transporta a otros mundos:


Link para ver el vídeo

Hora del baño

¿Cuál es tu excusa?

Más o menos hace un año les conté que empezaba un curso para aprender a dibujar. Este fue el primer dibujo que hice el día 1:


Como pueden ver mi nivel previo era cero. Pero el curso resultó ser un supermegabombazo, cambió todo lo que pensaba sobre mi capacidad para el dibujo y dedicándole un rato diario al par de meses este fue el resultado:



Este fue el único dibujo que escaneé, pero hice otros mucho mejores siendo mucho más difíciles. La verdad es que flipé en colores con este curso: al principio te ponen unos ejemplos del "antes y después" hechos por alumnos en un par de meses y cuando los ves piensas "bah, esto seguro que son mentiras para vender"... Pero no, yo en unas pocas semanas pasé de dibujar como un niño de 4 años a ser capaz de copiar cualquier cosa con una destreza que-te-cagas.

Pero a mí en realidad lo que es dibujar en sí no me interesa (esto lo digo ahora que lo he conseguido, es lo que tiene ser un freak insaciable). Siempre ha sido mi sueño pero no por la parte visual, sino porque me gustaría ser capaz de crear mis propios relatos gráficos; mi siguiente objetivo creativo es hacer cómics, y para eso lo que necesito no es exactamente saber "copiar" línea por línea fotos que tengo delante de los ojos, que ahora me parece facilísimo, sino reproducir las imágenes que tengo en la cabeza. Eso es otro nivel totalmente distinto: se trata de visualizar conceptos y proporcionarlos, para que un brazo sea del tamaño de un brazo y un ojo de un ojo. Palabras mayores.

Así que al terminar el primer paso empecé a orientarme hacia el cómic recuperando el curso de dibujo de cómics del que les hablé una vez. Esta vez noté que todo me resultaba algo más fácil porque ya tenía hecho el otro (y sabía cómo utilizar el cerebro a mi favor); pero aún así al principio la cosa fue un reto, tanto por el salto conceptual como porque ya no dibujo con lápiz y papel sino con tableta gráfica (con ella es mucho más complicado mantener la precisión).

Ya voy por la mitad de este curso de cómics y el avance ha sido brutal. Todos los días le dedico al menos una hora y para evitar imprevistos siempre es lo primero que hago por la mañana; como no guardo los dibujos no puedo enseñarles nada terminado, pero para que se hagan una idea este es el ejercicio que me tocaba hoy...


... Y este es el boceto inicial que he hecho así a lo rápido en un par de minutos, para que sirva de apoyo para hacer el dibujo de verdad sobre él:


Ha sido terminar el boceto y hasta yo mismo me he dicho: "vaya, qué fácil". Iba a continuar empezando con el dibujo de verdad cuando me interrumpió una llamada y, como he tenido que echar un vistazo al calendario, me he acordado de repente de que es ahora cuando se viene a cumplir este primer año de trabajo rumbo a mi próximo proyecto... He vuelto al boceto y he pensado "si esto me lo llegan a decir hace un año no me lo habría creído ni loco", pero el hecho es indiscutible: ahora mismo me pones un dibujo de tres personajes en distintas posiciones y perspectivas y en dos minutos te capto la esencia de la imagen en un boceto, y si me das un rato más hago el dibujo de verdad y lo clavo. Y lo más fuerte, esto lo he conseguido ¡con solo una o dos horas diarias! Y haciendo otras cosas en medio como este blog, mi novela interactiva o la revista de animales (el número de septiembre está listo al 70%). Me sorprende hasta a mí.

Mis previsiones iniciales para este proyecto fueron tres años: los dos primeros para aprender a dibujar de manera mínimamente aceptable -para llegar a "bien" necesitaré unos 5 o quizá 6 más, creo yo- y el tercero para practicar con un primer trabajo sin muchas pretensiones simplemente para empezar a producir algo cutresalchichero pero que me anime a seguir. Acabo de cumplir el primero de esos dos años de aprendizaje básico y el resultado es enormemente satisfactorio; cuando acabe este curso de cómic empezaré un pedazo de libro ultramegafantástico que me regaló un amigo mío que es artista (si consigo todos estos objetivos será en buena parte gracias a su ayuda) que se llama "Figure drawing. Design and invention", y después tengo esperando otros libros más específicos sobre detalles del cómic que también necesitaré. Vamos, para llenar un año tengo de sobra y si por lo que sea tengo que alargar los plazos previstos lo haré encantado.

Otras veces había empezado con proyectos de dibujo y lo tuve que dejar porque las circunstancias me obligaron; pero nunca me rendí, simplemente no me quedó más remedio que meter mis sueños en la nevera hasta tener la mínima oportunidad a la que agarrarme para hacerlos realidad. Si me vuelve a pasar algo que me aparte de este trabajo me la tendré que tragar, echaré mil maldiciones y volveré a la fase de espera; pero tengo clarísimo que al final ganaré. No sé si será dentro de dos años más o dentro de dos décadas, pero tarde o temprano sacaré mi primer cómic me cueste lo que me cueste. A lo mejor será una basura infumable, o no quedará nadie en el blog para leerlo, o me caerá una maceta en la cabeza y me moriré antes de lograrlo... Pero lo que tengo clarísimo es que me voy a ir a la tumba con la sensación de que he hecho en mi vida TODO lo que tenía que hacer para conseguir mis objetivos en cada momento; y que en la vida podré vencer o ser derrotado, pero jamás me rendiré. De momento algo hemos avanzado desde aquel primer dibujo del año pasado hasta el boceto de hace un rato, veremos qué pasa en el próximo round. Yo voy a saltar al ring a seguir dándolo todo.

¿Y tú? ¿Cuál es tu excusa para no conseguir lo que realmente quieres?

Y si no corriges eso que te ahorras


La pulga snob, humor inteligente.

Hora del baño

Riviera maya, México. El que va delante es un bañista, el de detrás un cocodrilo.


Link para ver el vídeo

Este vídeo sería menos perturbador si el tipo llevara calzoncillos


Link para ver el vídeo

Mandelrot TV: lo mejor que puedes hacer con tu tiempo libre

Cuando tengas unas horas sueltas y quieras hacer algo mejor y más divertido que tumbarte en el sofá a ver la tele; cuando tengas una cita y quieras hacer algo diferente; cuando quieras hacer alguna actividad al aire libre con tu hijo, educándole además en amar y respetar a los animales; cuando quieras hacer algo de ejercicio; cuando quieras disfrutar de todas las ventajas de tener una mascota sin comprometerte a tener una en casa...


Link para ver el vídeo

Tranquilo, Horacio