El hombre sincero que estabas buscando




Hora del baño

Los nuevos miembros de la Liga de la Justicia

Vértigo


Link para ver el vídeo

Hora del baño


Link para ver el vídeo

Este bicho es el Johnny Bravo de los océanos.

Una aclaración necesaria


La historia recordará el siglo XXI como el del triunfo de los idiotos y las idiotas.

Genios del marketing

Iba por la mañana caminando al trabajo cuando desde lejos me pareció ver lo que parecía el cartel de un prostíbulo. Me sorprendió mucho porque estaba en una calle principal en una calle que para nada es del tipo donde se pondría un local así, de manera que decidí acercarme sin poder terminar de creerme lo que estaba viendo...


Resulta que es un sitio de comidas especializado en bocadillos de pata de cerdo en el que también sirven desayunos. Me quito el sombrero.

Maestros del crimen


Sargento, parece que tenemos a un sospechoso.

El mejor placer que existe es el placer compartido

Para serles sincero, una de las razones más importantes por las que tengo este blog es porque en mi vida cotidiana no hay nadie a quien le gusten o le interesen las cosas que me gustan o me interesan a mí (quiero decir con la misma intensidad). Así que no hay nadie a quien le pueda decir "mira qué pasada lo que acabo de encontrar, ¿no te parece increíble?" y que me responda "Dios mío, se me va a salir el corazón, espera que voy a meter la cabeza bajo la ducha para que se me enfríe o me va a dar algo". Tener un blog me da al menos sensaciones que podríamos decir que son sucedáneos de esa otra, no son quizá tan directas o intensas pero también son fantásticas; así que, aunque entiendo la lógica de la gente que me escribe para agradecerme algo que he publicado, lo cierto es que todos se equivocan. Son ustedes los que me ayudan a mí.

Gracias a las recomendaciones del algoritmo de YouTube (que está demostrando ser más inteligente que la mayoría de la gente que conozco) me he encontrado con el canal de Joey, un chico que se define a sí mismo como fan de la "música" hip-hop pero que además tiene la curiosa costumbre de grabarse a sí mismo escuchando por primera vez otros estilos y grupos que le han recomendado pero que, supongo que por ser demasiado joven, no conoce de nada. Dice que quiere expandir su universo musical y me parece genial.

Les he contado algunas veces que Pink Floyd es es mi grupo favorito (con muchísima diferencia), y concretamente su disco "Wish you were here" es (con muchísima diferencia) el que más me gusta de ellos. Joey tiene varios vídeos en los que descubre (spoiler: flipando en colores) a los Pink Floyd y de hecho ha dedicado una serie a The Dark Side Of The Moon, pero yo con el vídeo suyo con el que más he disfrutado es con este del primer tema de Wish You Were Here que se llama Shine On You Crazy Diamond Part I.


Link para ver el vídeo

En ese momento en que el tío se echa las manos a la cabeza abrumado de tanta belleza yo he sonreído pensado: I know that feel, bro...

Eclipse


No se pierdan la historia de esta foto que tiene mérito.

Qué lindos son cuando son cachorritos

Sexy, sexy

El comandante y toda la tripulación les deseamos un feliz vuelo

Los gatos son los amos del Universo


Link para ver el vídeo

Si el tipo le tenía algún apego a su tapicería de cuero me parece que le va a quedar preciosa.

Qué rico, una siesta

Genios del marketing


Como dice Tere (muchas gracias), "los maños son mucho maños". Lo clava.

(La noticia es del Heraldo)

Un pasatiempo como otro cualquiera


Link para ver el vídeo

Fotogenia


Link para ver el vídeo

No dejen de ver los vídeos del link original en Xataka. Skynet approves.

Día de lluvia


Estoy de acuerdo con Alfonso (muchas gracias), es una auténtica maravilla. Como todo lo de La fortuna de vivir.

Pensadores profesionales


En realidad Mut se refiere sin saberlo no al programador sino al diseñador de la interfaz de usuario, pero la idea se entiende.

Desde la semana pasada llevo dándole vueltas a un vídeo que quería compartir con ustedes porque es absolutamente ultramegarrequetesuperfantástico, sobre cómo usar la psicología para diseñar interfaces de usuario. No lo había hecho porque está en un inglés bastante difícil y pocos de ustedes van a poder entenderlo, pero en mi caso y después de haber hecho varios cursos sobre el tema (en mi nuevo proyecto de desarrollo de software a mí me ha tocado justamente especializarme en la parte de interfaces y experiencia de uso) es con mucha diferencia lo mejor que he visto y en el rato que dura he sacado mejores ideas que en los cientos de horas previas que había dedicado al tema. Los que se animen y lo vean aprenderán mucho, aunque de paso perderán la poca fe que les pueda quedar aún en la (teórica) inteligencia del ser humano.

Hay dos cosas que aprendes a la fuerza desde el primer día en que te pones a trabajar como desarrollador en el mundo real: 1) los humanos ni son capaces de pensar ni tampoco tienen ninguna intención de hacerlo, y 2) hay que programar para los más idiotas. Si se te ocurre crear algo superbueno para gente inteligente y que piense vas a fracasar, esto es una regla de oro y exactamente así; porque la gente inteligente y que piensa prácticamente no existe, como demuestra sin lugar a dudas (entre muchos otros ejemplos que podría ponerles) el vídeo al que les he hecho referencia antes. El usuario quiere hacer un click en un icono/dibujito con colorines y que la app le dé un resultado por arte de magia, y ya si nos ponemos serios a lo mejor podemos hacer que el tipo haga dos o tres clicks (si le pilla en un momento del día en que no tiene hambre, vean las estadísticas por horas del vídeo que van a flipar); pero todo el mundo prefiere un resultado no-óptimo pero fácil a un resultado óptimo pero que requiera algún esfuerzo mental, esto no tiene vuelta de hoja. Así que los desarrolladores de software son tipos especializados en pensar para que sus clientes no tengan que hacerlo.

Los desarrolladores exitosos son unos tipos que hacen brujería para tratar de adivinar cuál es la manera de darle al usuario un producto simple, fácil, inmediato y con pocas opciones para elegir (incluso aunque para eso haya que eliminar las opciones mejores). Un menú con tres alternativas funciona muchísimo mejor que un menú con diez (el experimento de la mermelada lo deja bien claro), a pesar de que eso signifique quitarle a tu cliente siete posibilidades sobre las que ya no tendrá ningún poder de decisión. ¿Saben cuando uno tiene un hijo y le elige la ropa que se va a poner ese día? Pues mañana les tocan pantalones cortos de flores y camiseta azul, amigos. De nada.