El faro del fin del mundo


Está en Islandia y lo más llamativo no es el faro en sí, sino cuándo fue construido: en 1939, sin helicópteros ni tecnologías modernas. No sería fácil.